Monday, October 6, 2014

7

Primero llega el olor, ese olor inconfundible a mojado. Entonces empiezas a oír como el cielo truena, ruge. Un destello y las gotas de agua empiezan a caer una tras otra, cada vez con más velocidad e intensidad. Las gotas golpean los cristales, empapan las calles, caen sobre paseantes despistados que han olvidado coger un paraguas.
Soy de las que abre las ventanas cuando llueve para que el olor a lluvia inunde la habitación. De las que ponen música de fondo para acompañar el sonido de las gotas. De las que se pegan al cristal para ver la tormenta en todo su esplendor.
Quedarse en casa, resguardado. Con una manta, una buena taza de chocolate caliente, café o té; un buen libro y algo de música. Llueve y el día se vuelve perfecto para estar en casa tranquilo y relajado simplemente estando.
Aunque también puede ser un día perfecto para salir. Coger el paraguas y dar una vuelta por las calles vacías y mojadas de la ciudad. Pararte en una esquinita bajo tu paraguas a respirar el olor a húmedo, a dejar que el agua te limpie por dentro.
Y, también, ¿por qué no? Ir a dar un paseo sin paraguas. Una simple capucha es suficiente, o al descubierto totalmente. Dejar que la lluvia te empape, porque si disfrutas de los días de sol absorbiendo sus rayos de calor, ¿por qué no disfrutar de los días de tormenta de la misma forma? Esconderte de vez en cuando bajo los techadillos de las terrazas, meterte en un portal a escondidas, correr de un lado a otro porque ahora llueve más y estás completamente empapado. Llegar a casa en remojo, quitarte los zapatos en la entrada y mojarlo todo hasta que llegas al baño para secarte.
Volver a ser ese niño que salía siempre con sus botas de agua a pisotear cada uno de los charcos con los que se cruzaba. Sigue siendo igual de divertido pisar los charcos, aunque cuando crecemos nos preocupamos más porque se nos estropeen los zapatos que por disfrutar.
Cómprate unas botas de agua y un chubasquero. Espera a que llueva, pero que llueva de verdad. Espera a que llueva tanto que parezca que el agua va a romper las ventanas de casa. Ponte tus botas y tu chubasquero y sal a la calle.
Espera unos minutos, disfruta del sonido antes de salir a mojarte. Saborea ese olor, deja que las gotas cayendo se te queden grabadas en el tímpano, observa la trompa de agua caer desde el cielo y golpear las hojas de las plantas… y entonces, cuando ya te lo sepas de memoria, sal a mojarte.
Primero despacio, no corras. Deja que la lluvia te cale. Extiende los brazos para notar las gotas golpear tu cuerpo, mira hacia el cielo y abre la bocaporque será una chorrada, pero seguro que te hace sonreír.
Y entonces, sí, corre. Busca un charco, salta sobre él, baila sobre él. Busca otro charco y repítelo. Corre hasta que te quedes sin aliento, dejando que las gotas te golpeen en la cara y el pelo se te quede pegado por todas partes. Busca un sitio en el que resguardarte y recupera el aliento. Y cuando lo hayas recuperado vuelve a salir.
Llegarás a casa agotado, empapado, puede que helado, con posible principio de constipado… pero lo bien que te lo habrás pasado tú solo con la lluvia no podrá quitártelo nadie.
Los días de lluvia son de esos en los que salir a disfrutar, dejar que la gente te mire como si estuvieras loco, sonreírles al pasar y seguir con tu ruta de charcos. 

Motivo número 7 para ser feliz:

2 comments :

  1. Me has traido recuerdos de cuando estudiaba en Valencia, donde en esta época es la gota fría y llueve fuerte. Y me dejaba el paraguas a drede o simplemente no lo sacaba para mojarme en el camino de vuelta a la residencia de estudiantes. Bendita juventud :)

    ReplyDelete
  2. Por favor, creo que no he leído nunca a nadie hablar de la lluvia y sentirme inmensamente identificada. Siempre me ha encantado la lluvia, el frío. Salir a la calla con paraguas (o sin el), con la bufanda al cuello aunque el viento tarde poco en revolverla o incluso intentar quitartela.
    La lluvia a mi me pone feliz, tanto si tengo que salir como si me quedo en casa en una de esas tardes de sofá + libro + manta + repiqueteo de gotas en la ventana. Y normalmente no encuentro a gente a quien también le guste, puede que porque vivo en un sitio donde llueve el 80% del año xD y si sale un rallo de sol, aquí la gente tiene complejo de lagarto LOL (y yo no >.<)
    Ais, me ha alegrado leer esta entrada, de verdad.

    Un besazo grande!

    p.d: soy Dara jajaja

    ReplyDelete